Asesinato en Yamashina

Se encontró el cuerpo inerte de Takehiro Kanazawa, un joven de veintiséis años, en un bosque cerca de Yamashina. En el cuerpo se podía evidenciar una herida profunda en el pecho la cual fue causa de su muerte. La policía en el transcurso del camino ha ido tomando diferentes declaraciones. Una de las declaraciones que obtuvieron fue de Tajomaru, un ladrón y asesino reconocido por el pueblo, el cual aseguraba que mato a Kanazawa después de un duelo por la joven y bella Masago. Tajomaru afirmó que había engañado a Kanazawa y Masago diciendo que encontrarían un tesoro si lo seguían, y asi poder abusar de la joven de diecinueve años Masago.

Parecía que se había resuelto el caso, hasta que en un templo de kiyomizu encontraron a Masago, la esposa de Kanazawa, y dio una declaración totalmente diferente. La joven asumió la responsabilidad por el asesinato. Masago aseguró ser violada por Tajomaru frente a su esposo. Después de dicho acto, Kanazawa había lanzado una mirada de indignación hacia Masago por lo que ella decidió asesinarlo para evitar ese sentimiento de vergüenza y angustia. La joven asegura que intentó suicidarse de diferentes maneras, pero no consiguió el valor para hacerlo.

Los policías muy confundidos por las diferentes declaraciones, acuden con una bruja para hablar con el espíritu de Kanazawa.
La confesión de Takehiro Kanazawa implica la traición de su esposa hacia él. Kanasawa afirma que Masago había decidido irse con Tajomaru, pero primero la joven le pide al bandido que asesine a su esposo para poder irse tranquilos los dos, Tajomaru se indigna y desprecia a la mujer por la cruel traición contra su esposo. Masago viendo la ira que sentía Tajomaru hacia ella, huye despavorida de ese lugar. El bandido, enfadado, corta las sogas de Kanazawa e inmediatamente persigue a Masago para poder asesinarla. Takehiro por el dolor tan grande que lo consumía por la traición de su mujer, decide suicidarse clavándose un puñal.

Las autoridades siguen investigando el caso puesto que tienen tres declaraciones diferentes, todavía no se tiene una versión oficial de los hechos.

Anuncios

Una traición, una muerte y dos asesinos?

En un bosque cerca de Yamashina se encontró el cuerpo inerte de Takehiro Kanazawa, un joven de veintiséis años quien fue hallado con una herida profunda en el pecho. Existen varias declaraciones por parte de algunos testigos. Masago, la joven esposa de Kanazawa, asegura que fue violada por Tajomaru, confiesa que se sintió humillada solo con ver la mirada de indignación de su esposo, por ende lo había asesinado para no sentir el desprecio de parte de Kanazawa.

Existe una segunda declaración por parte de Tajomaru, quien confiesa y asume la responsabilidad del asesinato de Takehiro Kanazawa después de un duelo que tuvieron por la joven de diecinueve años Masago.

Polett Rosero.

Cruel confesión de un asesino

En un bosque cerca de Yamashina, fue hallado el cuerpo de Takehiro Kanazawa, joven de 26 años. Una herida en el pecho, producto de un enfrentamiento con el famoso bandido Tajomaru puso fin a su vida. Según la versión del criminal, ambos fueron a duelo, tras la violación de la acompañante del joven asesinado.

A la vez que los hombres ponían en juego su vida, la mujer abandonó el lugar de los hechos. Después de capturado, el asesino rindió declaración confesando lo ocurrido. Además afirmó que en un principio engañó a la pareja para llevarlos a la montaña, y ahí cumplir su cruel cometido.

Timothy Suarez, Alan Cox

Con daga en mano

Existía y existe un viejo, señor profesor, con características muy particulares. Por ejemplo, tenía un bigote de aspecto que en otro tiempo se hubiera denominado liberal pero ahora no lo es. Todos los días, asistía a clase fumando pipa y con bastón en mano; incluso, algunos de sus colegas docentes, que en algún tiempo también fueron parte del alumnado, afirman que en su bastón guardaba una daga y, en momentos de debilidad o aburrimiento en clase, la sacaba. Santiago era su nombre y, como a la mayoría de hombres, su pasión eran las mujeres. Las malas lenguas afirman que este singular personaje conseguía, de manera sencilla, captar la atención de las mujeres que consideraba atractivas; compañeras, profesoras actualmente quedaban encantadas con sus habilidades literarias. Estas son algunas de las cosas que Santiago realizaba en su tiempo libre. 

Sin embargo, un detalle que muy pocos conocen es su afición por los tatuajes. Santiago aparte de ser profesor es un dedicado lector y escritor. De ahí que se derive su costumbre de tatuarse cada vez que escribe un libro o que un texto lo marque. Incluso, en una ocasión, Santiago decidió hacerse un tatuaje distinto a su personalidad: una calavera con guantes que adornaba todo su brazo. En ese momento de su vida, él se encontraba escribiendo una novela que, según él, sería el trabajo de su vida; esta obra se compondría de cuatro novelas, de distinto género, que relaten la historia del Ecuador desde su perspectiva juvenil. Con esta motivación, Santiago se decidió a inmiscuirse en la vida de un ecuatoriano común y corriente. Así que lo primero que hizo fue ir a un bar a ver pasar el tiempo. Entre copa y copa, charla y charla, a Santiago se le subió el alcohol a la cabeza. De repente, se vio sacando la daga del bastón, cuando dos individuos lo habían empujado desde la barra; su vaso de whisky se rompió en el momento en la policía se acercó y se llevó detenidos a todos los involucrados.

Al final, Santiago pudo salir rápido de prisión y esta experiencia le sirvió para poder explicar el liberalismo de la época en su obra; la escribió completa y pudo al fin conseguir su tatuaje más representativo pero esta vez también decidió darle un giro serio a su vida. Se casó. Tuvo un hijo al que le gustarían los cómics. Y la historia se acabó.

Conoce cuáles son los mitos más populares sobre Internet

1. Hacer ‘clic’ significa leer la página

Se considera que el éxito de la página web depende directamente de la cantidad de personas que hacen clic sobre ella. Pero las últimas investigaciones demuestran que del 100% de visitantes de una web, el 55% permanecen allí solo unos 15 segundos, lo que no alcanza para ver toda la página.

2. Poner ‘me gusta’ aumenta el número de visitantes  

El intercambio de ‘me gusta’ se ha convertido en la moneda oficial en Internet por estimarse que con ellos se aumenta el público. Pero el estudio revela que no hay ninguna relación entre el número de personas que comparte la información o pone ‘me gusta’ y los usuarios que la leerán.

3. La publicidad nativa es la más eficaz

Solo 24% de las personas se desplazan por una página web hasta el final de la misma, dos tercios de las cuales dedican únicamente 15 segundos de su atención a leer publicidad de su país expuesta allí.

4. La publicidad con banners no funciona

Últimamente se ha extendido la opinión de que los banners constituyen una forma de publicidad de Internet desfasada. Pero el estudio revela que el banner está bien pensado y logra atraer la atención al menos durante 20 segundos.